lunes, 18 de marzo de 2013

Capítulo 23

Hey, hey, hey! ¿Cómo estáis? Espero que bien ^^ Aunque... vais a estar mejor a partir de ahora, ¡porque os traigo el capítulo 23! Sí, he escrito este también xD Como son fiestas en mi ciudad tengo mucho tiempo libre, jajaja.
Ya que las chicas de Verano Número 16 se han ido de "excursión pedagógica" (como me dijo una de ellas, incluidas las comillas), quería dedicarles este capítulo expresamente a ellas, que las adoro :D En tan poco tiempo que nos conocemos he cogido mucha confianza con ellas. Ya conozco a una de ellas, estuvimos dos horas y pico hablando xD, y resulta que somos MUY parecidas. Las quiero mucho y espero que regresen pronto con nosotros, y sacándome una sonrisa con sus comentarios tan... únicos y especiales ;)
Un beso para las dos (L) Bueno, no me enrollo más porque a parte no tengo nada que contar... :/ Jajaja, ¡disfrutad del capítulo!





Ya han pasado dos meses desde que Caleb me pidió matrimonio. Es octubre, por lo que poco a poco va haciendo más frío, aunque todavía está el sol alumbrando todo el distrito. Mi vientre cada vez se ve más, ahora estoy de cuatro meses, y mi antigua ropa no me la puedo poner porque me aprieta demasiado. Por eso he llamado a mi amigo Weddell, que va a venir a mi boda junto con mi equipo de preparación y Freeda, para que me diseñe unas cuantas prendas. De un vestido de novia no me dijo nada, por eso ahora estoy con la boca abierta delante de mi casa. Es un paquete bastante grande, aunque los otros no se quedan cortos, y hay una nota que dice: “¿Sorprendida? Supongo que sí. Espero que no hayas comprado ningún vestido todavía. Estaré allí dos días antes para arreglarte y que estés lo más guapa posible. Te quiere, tu mejor amigo y diseñador, Weddell.” Cierro la boca, porque se me está quedando seca, y noto como unos brazos me rodean por atrás. Sus manos se posan sobre mi tripa, y me susurra al oído:
- ¿No le pediste dos o tres cosas para ponerte?
- Sí, eso creía yo también, hasta que he visto TODO esto. Y además un regalo de boda: el vestido.
- ¿Enserio? ¿Te ha diseñado el vestido?
- Sí. ¿Me ayudas a subir todo esto? Creo que yo sola no podré ni con una.
- Claro, mi amor.
Me da un beso en la mejilla y coge tres cajas él solo. Me agacho para coger una, pero me lo impide. Suelto un bufido y subo las escaleras, detrás de él, y me siento en el borde de nuestra cama.
- Voy a abrirlas, a ver que me ha hecho.
- Vale, voy a por las que quedan – dice Caleb, y sale de la habitación. Baja tres veces, cargado con la ropa, y la última vez que lo hace, trae el más importante de todos –. Ya está todo.
- Gracias – Me levanto y le doy un tierno beso. Cada día me despierto y no me creo que este chico vaya a ser mi marido para el resto de nuestras vidas.
- Me voy, ¿vale? Quiero visitar a mi abuela.
- ¿Ya está bien?
- Eso espero, la última vez que fui, hace dos días, estaba mal. No creo que sobreviva por más tiempo, Dandelion. Me gustaría pasar sus últimos días de vida con ella.
- Claro, ves. Cuando acabe con todo esto – digo, señalando los paquetes de la cama –, me pasaré yo también.
Me da un beso de despedida, y me quedo sola. Suspiro, y me pongo manos a la obra.



Después de dos horas o más, desenvolviendo la ropa y colgándola en el armario, por fin le toca e turno a la última caja, la que estaba deseando abrir: la de mi vestido. Y cuando la desenvuelvo y lo levanto para verlo entero, me quedo tan maravillada que hasta una lágrima baja lentamente por mi mejilla.
El vestido es precioso.
Después de analizar todo el vestido, me tumbo en la cama para descansar un poco. Cierro levemente los ojos, y sin esperarlo siquiera, noto como mi bebé me da una patada. Es la primera vez que lo siento, y eso hace que me enderece rápidamente. Sonrío. Hasta este momento jamás había hecho esto. Solo notaba como se revolvía, un poco. Me levanto de la cama y me pongo algo de mi ropa nueva. Unos pantalones azul oscuro ceñidos, una camiseta de media manga rosa y unos zapatos blancos. Me pongo la chaqueta por encima, y salgo de casa.
Llamo a la puerta de casa de mis padres, y me abre Lain.
- Hola, enano – Le doy un abrazo, y me arrastra adentro, donde están tumbados en el sofá.
- ¡Mirad quién ha venido! – grita Lain, sonriendo, con mi mano agarrada a la suya.
Salto a los brazos de mamá, y después de papá.
- Mamá, mi estilista me ha enviado un regalo de boda – le digo, con una gran sonrisa.
- ¿Sí? ¿Y qué es?
- Pues... el vestido.
Una perfecta O se dibuja en sus labios, para después pasar a una sonrisa.
Después de estar un rato hablando sobre mi boda, que será dentro de una semana, les digo lo que ha pasado hace poco.
- ¿Sabéis qué? Antes de venir, he notado como el bebé daba una patada.
Mamá sonríe, y dice:
- Es normal, aunque a mí no me pasó tan rápido contigo.
- Claro, porque era una vaga – añade papá. Le doy un puñetazo en el brazo, y ríe.
- A mí no me hace gracia, eh – Pero no puedo evitar no sonreír.
Cuando salgo de allí, voy a casa de la abuela de Caleb.
Llamo a la puerta, y como no, me abre él.
- ¿Cómo está? – le pregunto a su abuela, entrando en el salón.
- Bueno, si te digo que bien, te estaría mintiendo. Lo único que es cierto es que cada vez estoy más vieja – responde, con la voz rasposa.
- Espero que se mejore. Me gustaría que conociera a sus dos bisabuelas.
- Y a mí, hija.
La miro con una media sonrisa triste. Es increíble que sea la tía de Johanna Mason. Mamá y ella fueron muy amigas, aunque según lo que me estuvo contando, Johanna ahora cada vez está peor. Se enganchó a la morflina y ahora no hay nadie que se la quite, como me contó la Sra. Mason.
- ¿Quieres algo, amor? - me pregunta Caleb.
- No, gracias – respondo. Y entonces me acuerdo de algo que no le he contado todavía –: ¿Sabes qué? Nuestro pequeño ha dado su primera patada.
- ¿De verdad? – Una sonrisa aparece en su rostro.
- Sí, dentro de poco ya lo tendremos entre nuestros brazos...
Nos quedamos abrazados, en silencio, hasta que vemos la hora que es y nos despedimos de la sra. Mason. Cuando salimos de su casa, notamos como el aire gélido que indica la entrada del otoño nos da en la cara. Me abraza, tapando con su robusto y grande cuerpo el aire que viene hacia nosotros.
Cuando llegamos a casa, abro la puerta y Caleb va derecho a encender la chimenea. Yo me quito la chaqueta y entro en la cocina, para preparar algo. Veo en la encimera una ardilla, y sé que mamá la ha dejado aquí esta tarde. Pero cuando estuve en casa no me lo dijo, a lo mejor se le pasó.
Corto la ardilla en trocitos, para después freírlos en la sartén. Cuando entro en el salón, veo a Caleb arrodillado sobre una sábana frente al fuego, poniendo rebanadas de pan sobre el fuego, tostándolo. Cuando me ve aparecer con los platos en las manos, se sienta, con la espalda apoyada en el sofá, y me coloco a su lado. Nos comemos la ardilla frita, mientras Caleb me da un trozo de pan tostado; luego, se lo doy yo a él.
Según la tradición del Distrito 12, ya estamos casados.



-Caleb, no hemos pensado en un nombre para el bebé – le digo, girando la cabeza lentamente en su dirección.
- Es verdad. Pero voy a dejar que lo decidas tú. Eres la que lo lleva y quién le da la vida, así que es justo que elijas tú el nombre.
- ¿En serio? – Me he quedado muy sorprendida y me ha pillado desprevenida –. Gracias.
- Entonces, si es chico, ¿cómo se llamará?
- Pues... Si es chico... Helian.
- Y si es chica? – Asiente con la cabeza, y sonríe, mostrando sus perfectos dientes blancos.
- Juliet.
Le miro fijamente a los ojos, y veo que hay tristeza en ellos. Pero sé por qué. Su madre se llamaba así.
- Bueno, o ya pensaré en otro nombre... – añado, rápidamente.
- No, Juliet me gusta mucho – dice, pegando su frente en la mía -. Gracias.
Le doy un beso en los labios, y me levanto. Me estiro, con un bostezo.
- ¿Ya tienes sueño? – me pregunta, con una sonrisa.
- Pues la verdad es que sí... – Otro bostezo.
- Vamos, amor – Me coge de la mano y subimos juntos las escaleras, hasta nuestra habitación.
Me quito los zapatos y los pantalones, dejándolos en a silla que hay delante de mi tocador, y noto como unas cálidas y suaves manos se posan en mi cadera, rozando con los dedos mis muslos. Me da besos por todo el cuello, haciendo que los cabellos de la nuca se me ericen.
- ¿Sabes que, técnicamente, ya soy tu mujer? – le pregunto.
- Sí. Lo estaba deseando – responde, y me quita la camiseta, lentamente.
Pero en vez de esperar lo obvio, me pasa mi pijama de y me guiña un ojo. Hago una mueca, pero al final niego con la cabeza, sonriendo.
Me tumbo en la cama, con los brazos de Caleb rodeándome. Y antes de poder decir ninguna palabra más, o darle un último beso, mis párpados se cierran y mi mente se traslada al mundo de los sueños.

Pero en vez de darme un bonito sueño, me regala una pesadilla espantosa.
No paro de correr, lo más rápido que mis piernas y mis fuerzas me permiten, por un campo lleno de hierbas más altas que yo. Los cabellos los tengo enmarañados, pegados a la nuca y a la frente por el sudor. Llevo la indumentaria del campo de batalla, y no hago más que correr y mirar hacia atrás. Pero ¿de qué huyo? Hasta que no veo una mata de cabello color marrón chocolate, no me doy cuenta.
Angie, con sus cuencas vacías donde deberían estar sus ojos oscuros, me persigue con las manos levantadas, para agarrarme y arañarme con sus afiladas uñas. La boca la tiene abierta a más no poder, esperando arrancarme la cabeza y todas las extremidades con los grandes dientes manchados de líquido rojo. Sangre.
Lágrimas empiezan a caer a raudales por mis ojos, pero no cesan, si no que aumentan cada vez más al no ver la salida de aquel campo. Un sonido grave y espantoso sale de la garganta de Angie, y de repente me tropiezo. Las lágrimas me impiden ver lo que hay a mi alrededor. Me froto rápidamente los ojos y entonces lo veo.
Todos los cuerpos de mis aliados y enemigos en la Arena, que empiezan a levantarse. Sus cuerpos están agazapados, y tienen la misma pinta que Angie.
Y todos tienen el mismo objetivo: acabar conmigo, la vencedora de los 77º Juegos del Hambre.
De sus bocas sale un sonido, un nombre; mi nombre. Empiezo a chillar como nunca antes lo nunca hecho, lo más fuerte que puedo, aunque sé que nadie me va a oír.
Angie se abalanza sobre mí y agarra con sus manos mi cara, acercándome a ella y a sus afilados dientes, haciendo que no tenga más visión de nada salvo las cuencas de sus ojos, negras y vacías.
Cierro los ojos y unos labios rozan los míos, haciéndome volver a la realidad. Y cuando los vuelvo a abrir, ya no estoy mirando a la horrible Angie de mi pesadilla, si no a los tranquilizantes y preciosos ojos color topacio de Caleb.

28 comentarios:

  1. Ohhh que bonito son tan monos ^^
    Quiero que se casen ;)
    Me encanta es tan romántico... Esta genial.
    Besos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, me alegra leer eso, Ana :D

      Sí, el capítulo 24 ya lo estoy escribiendo... ¡podrás leer la boda y ver la foto del vestido de Dandelion!

      ¡Graciaaaaas! ^^

      Besos para ti también.

      Eliminar
  2. Holaa :) Me ha encantado el capítulo, es muy bonito y romántico... ¿Cuando subirás el 24? Tengo unas ganas enormes de leer la boda ^^
    Besos!

    M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Gracias M. ^^ Pues no sé cuando lo subiré, supongo que el fin de semana que viene, las clases las empiezo otra vez mañana, así que el viernes o el sábado :)

      Besos para ti también!

      Eliminar
  3. ¡Hola, hola! Viveca, Angie y Eileen aparecen de nuevo ^^
    El capítulo... Oh, nos has dejado PASMADAS. Has hecho horrible a Angie, eh, anda que se siente culpable o algo de haberla matado ¬¬ Es broma, jajaja. ¿El siguiente cuando lo subes? ¡Queremos leer la boda yaaaaaa! Qué monos...

    Te queremos, ¿lo sabes? :3 Pues claro que sí. ¡Hasta mañana mañana! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Os echaba de menos... Anda que estas fallas no quedar conmigo... bueno, tú sí, Viveca, las otra dos tontas no... sólo querían fiesta... pst! Lo que mola es ver pelis romanticonas y acostarnos a las tantas, ¿a que sí, preciosa? Jajajaja ;)

      Oye, oye; se siente culpable, pero las pesadillas las tiene que tener sí o sí xD

      Y yo a vosotras <3

      Eliminar
  4. ¡Hola! El capítulo como siempre, está genial (; Pero hoy me he pasado por aquí para avisarte de que te he nominado a un premio en mi blog, dos cazadores en la Arena ^^
    Te dejo el link de la entrada, ¡un beso!
    http://doscazadoresenlaarena.blogspot.com.es/2013/03/premio-d.html#more

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Maria :) ¡Muchas gracias por nominarme!

      Besos para ti también ^^

      Eliminar
  5. ¡Hola de nuevo!
    Ay madre, ¡¡no me puedo creer que nos hayas dedicado el capítulo!! Sabes que nosotras también te queremos mucho y nos encanta tener tantas cosas en común contigo, aunque no fueros 2 horas y pico hablando, ¡SINO 3!

    Por cierto, (obviamente) ya hemos vuelto y ya están todas las maletas desechas y etc etc... Y ahora subiré una entrada en el blog.

    Nos ha encantado el capítulo (en especial a mí, jajajaja), son más que adorables; ya me gustaría a mí tener a un Caleb... Estoy tan ansiosa por la boda que me van a reventar los sesos.

    En resumen, espero que no nos hayas echado mucho de menos y, ¡te queremos, Noelia, un beso y un abrazo!

    Tu S., Verano Número 16

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Chicas! Os echaba ya de menos, eh...
      Sí, creéroslo :3 Jajaja, ¿tres? Bua, se me pasaron volando hablando contigo, S.

      ¡Genial! Ahora comentaré yo también.

      Jajajaja, y a mí otro -.- ¡Los chicos de mi instituto son unos mutos de mierda inmaduros!

      Por supuesto que os he echado de menos, y vuestro adorables comentarios como este :D ¡Yo también os quieroooo; besos, abrazos y azucarillos para las dos!

      P.D: Ya hablaremos más, tranquila S., jajaja ;)

      Eliminar
  6. Noelia! Nominada, pasate http://librosdemimente.blogspot.com.es/2013/03/premios-d.html#more

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Doona! Ya he hecho las preguntas, gracias por nominarme :)

      Eliminar
  7. ¡NOMINACIÓN! (no tengo tiempo para más :D)

    Un beso <3
    S.

    http://veranonumero16.blogspot.com.es/2013/03/premios.html#more

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graciaaas, ya he contestado tus preguntas ^^

      Besos <3

      Eliminar
  8. Noeliia!! un capitulo perfecto (que ya me he puesto al día jajaja) es precioso, me encanto el momento que pasaron Dandelion y Katniss en la cocina. Aunque espero que la abuela de Caleb no se muera y que la boda llegue ya!

    Yo sabía que echaba de menos algo, ahora lo sé, a Dandelion y a Caleb, ¡son perfectos! ;3

    Así que ya sabes, siguiente capi pronto ;)
    ¡BESOS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Clove! Jajaja, sí, habrá más momentos cuquis y la boda será perfecta.

      Gracias de nuevo :)

      ¡Besos para ti también!

      Eliminar
  9. ME ENCANTAS! Me enamore d etu historia, muchisimas gracias. ERES LA MEJOR! para cuando el otro? Saludos desde El Salvador

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡MUCHAS GRACIAAAAAAS! ^^ Tú sí que eres la mejor, Tamara <3

      El próximo lo acabé hoy en clase, a lo mejor hoy lo subo :)

      ¡Saludos desde España, guapa!

      Eliminar
  10. ME ENCANTA, me leí 22 capitulos en una tarde entera, es muy adictiva tu historia y escribes super bien, además que eres muy maja. Deberías de llevar tu novela a una editorial, porque de verdad, a un verdadero tributo le encantará.
    Pd: Quiero amigas tributos, ju

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias ^^ ¿De verdad te los leíste? ¡Jo, qué halago! Gracias por lo de que escribo bien y soy maja, jaja;, tú también eres adorable <3 Me ha encantado tu comentario :3

      P.D: ¡Agregame a Tuenti! Voy a hacer una entrada para todos aquellos que quieras hablar conmigo ^^ Me encanta tener amigos tributos :)

      Eliminar
  11. en el próximo capitulo, nacerá ya el bebe? Me estoy cansando de esperar

    ResponderEliminar
  12. Holaa :D
    Esta genial tu fic, me he leido todos los capitulos hoy jajajajajaja
    Podrías contar algo de Gale, en plan en visita en la boda o nose, esque le echo de menos :(
    Pero en serio, es preciosa esta historia, me encanta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Holaaa! Ay, qué mona por favor *-*

      Lo intentaré cuando tenga algo de tiempo para escribir y para publicar, porque la verdad es que ideas no me faltan jajaja, y entre ellas estaba la de Gale ;D

      Graciaaaaas :3

      ¡Besos!

      Eliminar
  13. VAS A TARDAR EN ESCRIBIRLO?? ESCRIBES GENIAL UN BESO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya hay hasta el capítulo 27.

      ¡Muchas gracias!

      Un beso.

      Eliminar
  14. Me hice fan de tu blog ! me encanta , enserio, me gustaría ver el capi 24 , espero que lo publiques ! un saludo c:
    Atte:Mel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Mel!

      Ya hay hasta el capítulo 27.

      Un saludo.

      Eliminar

Hola, lectores :) Os agradezco que comentéis en cada capítulo, porque vuestras palabras son las que me dan ánimos a seguir cada día escribiendo. Gracias a todos los que comentáis, ¡sois geniales! Besos de vuestra autora,
Noelia Mellark. ‹з