domingo, 20 de enero de 2013

Capítulo 17

Hola tributillos :3 Pues nada, aquí lo de siempre, ¡tengo el capítulo 17! Este capítulo tiene de especial que es desde el punto de vista de Caleb. He decidido hacerlo así por las cosas que decíais de "Ya verás Katniss y Peeta cuando llegue Caleb al Distrito 12 y se lo encuentren, la que le van a liar por haber dejado a su hijita embarazada." ¿Os lo imagináis? Bueno, pues la respuesta que sea , aquí lo tenéis:





Me despierto con lágrimas en los ojos. Es el segundo día que lloro por ella, por Dandelion, por la persona que más amo en el mundo, y por el bebé que lleva dentro. Desde que me trajeron de vuelta al Distrito 12, después de sacarme de la arena, no ha habido ni un momento en el que no haya pensado en la chica de los ojos azules que me tiene hipnotizado. He decidido no ver los Juegos. ¿Para qué? ¿Para ver cómo Dandelion sufre? No podría soportarlo, en la arena intentaba por todos los medios que tuviera siempre una sonrisa en la cara, pero claro, allí no tienes muchos motivos para estar feliz.
A veces me pregunto si de verdad hubiera conseguido salvarla. Ahora que no estoy a su lado, ya no hay manera. Desearía poder volver con ella. Sé que es un pensamiento un poco extraño, puesto que nadie quiere ir allí; pero yo sí, porque ¿y si no la vuelvo a ver? Tengo que decirme a mí mismo que mis aliados, los que me prometieron intentar traerla de vuelta a mí, lo conseguirán.
De momento han muerto 12 personas, Robin incluido. Sólo quedan otros 10 para poder volver a besar sus tiernos y carnosos labios. Sólo de pensarlo, otra lágrima baja lentamente por mi mejilla.
La puerta se abre, con un suave chirrido, y mi abuela entra por ella.
-Caleb, cariño, no puedes quedarte aquí encerrado para siempre -me dice, sentándose en el borde de mi cama y dándome un beso en la frente.
-Ya lo sé -le contesto-. Pero hoy no tengo ganas de salir.
-Me dices lo mismo todos los días. ¿Por qué no sales un poco? No has vuelto a ver el sol desde que volviste del Capitolio.
Miro a mi alrededor y veo que todas las ventanas están cerradas. Mi abuela enciende la pequeña lámpara que hay encima de la mesilla de noche y enseguida me llevo las manos a la cara. La luz me molesta.
-No quiero salir. ¿Para qué? Todo el mundo me mirará con cara de pena -digo, en un tono de voz demasiado alto-. No quiero salir -Mi voz ahora es un susurro apenas audible.
Mi abuela suspira con compasión, y entierro la cara en la almohada para volver a derramar un par de lágrimas más, en paz.


Cojo un vaso de la encimera de nuestra pequeña cocina y lo lleno de leche. Al final me resigno y me siento en el sofá, al lado de mi abuela, que está viendo los Juegos mientras teje un jersey de color verde. Miro al televisor y de repente grito:
-¿¡Qué ha pasado!? -Mi abuela se sobresalta-. Perdón, abuela. ¿Qué es lo que ha ocurrido?
-Unos mutos han salido del bosque y los están persiguiendo -contesta ella, con un tono de voz preocupado.
Es cierto. Unos mutos con aspecto de castor corren detrás de Angie, Thomas, Tyne y Dandelion. Estos mutos son un poco más grandes que los castores normales, con unas garras más largas y los dientes afilados. No puede ocurrir nada bueno a partir de aquí. ¿Quién morirá ahora?
Enfocan a Dandelion, que corre todo lo que puede al lado de Angie.
"Se creen que esto es divertido...", pienso. Yo estoy sufriendo más que si hubiera estado con ella. 
-Vamos chica -dice mi abuela.
Angie señala un gran árbol a unos 6 metros más adelante. Parece que no van a llegar y que los castores les atacarán, pero escalan rápido uno por uno, y desde allí arriba consiguen acabar con todos y cada un de los mutos.
-¿Ya no hay más, verdad? -pregunta Tyne.
-No, no hay más. Ya se ha acabado... -contesta Dandelion, suspirando. Se ha quedado sin flechas en los dos carcaj, así que baja despacio por el árbol hasta llegar al suelo. Arranca las flechas de los cuerpos de los mutos y coge musgo para limpiarlas de sangre. Cuando hace esto, pone cara de asco.
Los demás bajan también. Tyne recoge sus cuchillos, y Thomas limpia también sus látigos.
No aguanto verla así, allí, cansada y asustada. Así que le digo "Ahora vuelvo" a mi abuela y me dirijo a la calle.
En cuanto pongo un pie en la calle y me encamino a andar hacia la zona comercial del distrito, las miradas de la gente curiosa se posan en mí. Yo gruño de furia, odio ser el centro de atención y que todos miren, y mucho más si la gente cotilla es la que lo hace.
Me dirijo a la panadería, donde sé que encontraré al padre de Dandelion. Tengo que hacerle frente, no puedo esconderme para siempre. La panadería Mellark está abarrotada de gente. Cuando abro la puerta, los clientes empiezan a cuchichear. Bien, más miradas de nuevo. ¿No tienen nada mejor que hacer? Suspiro y veo al Sr. Mellark metiendo el pan en el horno. Tiene la cara inexpresiva y la mirada vacía. Me gustaría ayudarle y decirle que todo saldrá bien, pero él mismo ha estado en los Juegos y sabe cómo es estar encerrado allí dentro, como su hija.
Alguien diminuto tira de mi manga. Yo bajo la vista y veo al pequeño Lain, con su pelo rubio ceniza despeinado y sus ojos grises al igual que su padre.
-Hola, Caleb -me saluda.
-Hola, pequeñajo. ¿Cómo estás? -le dedico mi mejor sonrisa. Aunque no tenga ganas de hacerlo, es como el hermano pequeño que nunca tuve.
-Bueno... triste. Papá y mamá también lo están.
-Lo sé, Lain. Yo también lo estoy pasando mal...
Nos quedamos un rato mirándonos, y al final, Lain me pregunta:
-¿Has venido a comprar?
-Sí; bueno, y también para hablar con tu padre, pero está ocupado, así que eso ya será para otro día.
-Ven conmigo, yo te daré el pan. No hace falta que esperes.
Me arrastra a través de la tienda, esquivando a los clientes, hasta llegar a la habitación donde está el horno. El Sr. Mellark, al verme, suspira. Después se acerca a mí y se limpia las manos de harina en un trapo.
-Hola, Caleb. Cuánto tiempo sin verte.
-Hola, Sr. Mellark -Me da la mano y yo se la estrecho-. Sí, es cierto. No he salido mucho de casa, últimamente.
-¿Has estado viendo los... Juegos? -pregunta.
-No -Asiente con la cabeza-. ¿Y usted?
-No me llames de usted, por favor -dice, frunciendo el ceño. Yo sonrío y él continúa-: Nosotros a veces, cuando no tenemos nada qué hacer. Por eso deseamos estar ocupados en estos días, para no pensar en ellos.
Los dos nos quedamos callados, hasta que al final dice:
-¿Querías algo?
-Sí, bueno... quería dos barras de pan.
-¡También quiere hablar contigo! -dice Lain.
El Sr. Mellark vuelve a mirarme, curioso, y mi pregunta:
-¿Sí? ¿De qué?
-Bueno... creo que ya te lo puedes imaginar -Sonrío tímidamente, y noto como me sonrojo poco a poco.
-Ah, ya comprendo -Asiente varias veces, mirando al suelo, y me dice-: Ven esta noche a cenar, por favor.
¿Que vaya a cenar? Seguramente me muera de la vergüenza... Aunque lo que más temo es la reacción de la madre de Dandelion. Es más sobreprotectora con ella, así que a lo mejor el verdadero miedo lo tendría que tener en casa de los Mellark, no en los Juegos.
-De acuerdo, allí estaré.


Me dirijo a la Aldea de los Vencedores, a la casa de los Mellark. Me he preparado para lo que pueda ocurrir, porque, quién sabe, a lo mejor la madre de Dandelion me mata con una flecha. Llamo a la puerta y enseguida me abre Lain.
-Hola de nuevo, Caleb. Pasa.
Doy unos tímidos pasos, hasta que Lain me lleva al sofá y hace que me siente. Él se acomoda a mi lado, y Katniss baja las escaleras. Lleva el pelo recogido en una trenza, como siempre, y un vestido de color verde.
-Bienvenido, Caleb. ¿Cómo estás?
-Gracias, Sra. Mellark -Le estrecho la mano con una sonrisa en la cara-. Bueno, estoy como todos...
-Ya, lo suponía... -Suspira, y baja la mirada-. Ah, llámame Katniss, por favor.
Suspira, y me dedica una sonrisa. Es la misma sonrisa que la de Dandelion. Ella y Katniss son iguales por fuera, e igual que Peeta por dentro.
Llevan la cena a la mesa y todos nos sentamos. Cenamos pollo al horno, casi sin decir palabra, y cuando mandan a Lain a la cama, empieza el show.
-Bueno, Caleb... Está claro que todos saben lo del embarazo de Dandelion y... -empieza a decir Peeta.
-Perdón, pero no era mi intención, de verdad -le interrumpo.
-Lo suponíamos. Pero lo que queremos saber es cuándo pasó.
Inspiro una bocanada de aire y digo:
-Pues, bueno, un mes antes de la cosecha, creo recordar.
Katniss frunce los labios, hasta que se hace un línea. Ella continúa:
-De acuerdo... Estamos muy preocupados por ella, por lo que le pueda pasar, obviamente. ¿Qué pasó en el Capitolio?
Ah, el Capitolio... Cuando me sacaron de allí, lo primero que hicieron fue llevarme con la presidenta Rosaline Snow.
-Lo primero que hice cuando llegué de nuevo al Capitolio fue ir a hablar con la presidenta Rosaline Snow. Me preguntó que si sabía por qué estaba allí, y yo le contesté que las normas eran que debían haber 24 tributos, así como anunciaron. Ella se rió, y después me dijo que ella tenía un hijo de 3 meses; le daba pena que muriera nuestro bebé. Después de un rato, me contó que iba a hacer que Dandelion sobreviviera fuese como fuese, mandando mutos para asesinar a los demás tributos si hacía falta...
-Entonces, ¿Dandelion volverá? -pregunto Katniss con esperanza.
-Bueno, sí, volverá. Pero para ello tendremos que pagar por algo.
-¿El qué? -preguntó Peeta, dudoso y con el ceño fruncido.
Cojo una bocanada de aire.
-Nuestro bebé tendrá que ir a los Juegos cuando cumpla los 12 años -digo al fin.
No sé si creer de verdad o no. ¿Y si todo esto es un engaño? ¿Y si no ella vuelve?
-¿Los doce años? Demasiado joven, muy pocas probabilidades... Pero no podemos hacer nada -Peeta hace una mueca de desagrado y suspira-. Aunque me pregunto por qué lo hará...
-¿El qué? -le pregunta Katniss.
-Lo de hacer que siga viva. Seguramente quiere emoción. No hay nada más triste para los del Capitolio que ver como el hijo de un vencedor es seleccionado para los Juegos.
-Entonces pensarán que nuestra familia está maldita... -digo.
Los tres nos miramos y reímos. Pero enseguida callamos de nuevo, y nos concentramos en lo que Rosaline me dijo.
-Nos va a hacer sufrir mucho... -digo.
-Creo que esa es lo principal, al fin y a cabo.
Levanto la vista del suelo y miro la pared, donde un pequeño reloj marca que es casi medianoche.
-Debería irme ya -comento en voz baja.
-Sí, ya es tarde -dice Katniss, levantándose.
-Gracias por venir, Caleb -me dice Peeta.
-Gracias a vosotros por invitarme. Ha sido un placer -Les dedico mi mejor sonrisa, y abro la puerta.
-Eres bienvenido aquí cuando quieras. Eres de la familia.
Salgo al exterior, donde el aire sopla con fuerza, y me despido de ellos con la mano.
Al final, no ha pasado nada malo. Sigo vivo.

20 comentarios:

  1. Oh! Dandelion me encanta!
    Te salio genial el capitulo!
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, Meena! ^^
      Otro para ti <3

      Eliminar
  2. Al final si que había mutos jaja que su hijo tiene que participar en los juegos??
    Yo que pensaba que le iban a hace algo a Caleb pero mejor que no lo maten muy bueno el capítulo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, jajajaja ;) ¡Ya veréis lo que pasa!
      ¿Queréis que lo mate? Bueno, lo saqué de la arena porque mucha gente me decía que no lo hiciese xD
      Gracias Ana ^^

      Eliminar
  3. ¡Hola Dandelion! Hemos estado bastante tiempo desaparecidas por aquí por blogger, ¡pero hemos vuelto! Dentro de poco publicaremos el capítulo 2 (tardamos mucho, lo sabemos; ¡somos unas vagas!)... Sigue siempre escribiendo así de geniaaal ;) Me encantó el capítulo <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Viveca, Angie, Eileen! Qué guay teneros otra vez de vuelta por aquí ^^ Sí, por favor, me dejasteis ahí intrigada con el capítulo 1... y quiero más.
      ¡Gracias, chicas! Un beso <3

      Eliminar
  4. Jo es que si eligen a su bebe la familia esta maldita! MAldita sea como se te pase por la imaginacion hacer en otra historia que le elijan es demasiado ahahhaha
    http://macherieladyartiste.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, ya lo he dicho yo! Pobrecillos, les estoy haciendo sufrir más... Noooo, no voy a hacer otra historia de momento ^^
      Un beso Lucia :3

      Eliminar
  5. Me encanta tu blog, es fantastico. Espero ansiosa el siguiente capitulo. Sigue asi :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias,cClarie!^^ Sí, intentaré subirlo la semana que viene, porque con los deberes y los exámenes... :/ Pero no os abandonaré otro mes, como ya pasó, jajaja ;) Un beso <3

      Eliminar
  6. Hola Dandelion¡¡
    Me encanta tu blog y tengo muchiisimas ganas de que subas el siguiente.
    También te quería decir que tengo un blog con una amiga y nos encantaría que nos dieses tu opinión.
    http://losjuegosdelhambrehastaelfinal.blogspot.com.es/ <--- Este es el link.
    Y quiero felicitarte de nuevo por tu blog, porque me encanta, estoy enganchadísima :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas, Hannah! Ooohhh, muchas gracias :3 Sí, lo tengo ya casi preparado, lo subiré el fin de semana.
      Por supuesto, ahora mismo me paso y comento ^^
      Jajaja, gracias otra vez, los comentarios como los tuyos son los que me hacen que continúe escribiendo.
      Un beso enorme <3

      Eliminar
  7. ¡Dandelion, Dandelion, Dandelion!
    Aunque hemos estado un poco liadas esta semana, nos hemos leído TODOS los capítulos de tu blog por fin, y sinceramente, son perfectos.
    No me extraña que tengas a tanta gente que te sigue y te admira *levantamos la mano*.
    Escribes de maravilla y cuando leímos lo del embarazo nos quedamos de piedra.
    Estas trabajándote un blog magnífico, sigue así :)
    Esperamos con ansia el capítulo 18.

    Por cierto, no sé si habrás visto que en nuestro blog hemos echo un concurso. A lo mejor no tienes tiempo para pasarte, pero estaría genial que participases, haber si se anima mas gente.

    ¡Muchísimas gracias por todo, Dandelion, simpre nos has apoyado y, aunque no te conozcamos personalmente, te queremos!

    Verano Número 16

    http://veranonumero16.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuánto tiempo, VeranoNuúmero16! Ya os empezaba a echar de menos.
      Oh, muchas gracias por leerme chicas ^^
      Jajaja sí, ¡como todo el mundo! Quería algo que os enganchara y fuera bonito, no tanta muerte y tanta intriga...
      El capítulo 18 lo subiré mañana o el domingo.

      Sí, me acabo de pasar y os he dejado un comentario. Participaré encantada, adoro los concursos de fotos.

      ¡Gracias a vosotras! Oh, yo también os quiero chicas :3

      Eliminar
  8. Te ha quedado muy padre :D ya me emocione no puedo abrir mi cuenta y si subes el 18 me podrias avisar? te dejo mi mail vale.twiltx@hotmail.com

    ResponderEliminar
  9. Porfa, podrias hacer una escena en la que Caleb pase verguenza con Peeta y Katniss. Es que todo es tan traumante que una parte divertida no vendria nada mal jajaja!!
    Felicitaciones por los capitulos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo intentaré, aunque creo que ya puse una jajaja.

      ¡Muchas gracias!

      Eliminar

Hola, lectores :) Os agradezco que comentéis en cada capítulo, porque vuestras palabras son las que me dan ánimos a seguir cada día escribiendo. Gracias a todos los que comentáis, ¡sois geniales! Besos de vuestra autora,
Noelia Mellark. ‹з