viernes, 18 de enero de 2013

Capítulo 16

¡Llegó, llegó, llegóooo! Sí, aquí está el capítulo 16. ¿Tenéis ganas de leerlo? Pienso que sí, siempre os dejo a mitad de cosas importantes, jajaja. He estado ausente como... ¿un mes? No lo sé, pero pido disculpas a todos mis lectores por haber tardado tanto tiempo en publicar... Bueno, pues nada, no escribo nada más, que os guste muuucho y lo disfrutéis, tributos míos :3 Es bastante largo, para compensar las semanas que no he estado xD
Un beso!





Suena el cañonazo que indica que Robin ha muerto. Se ha ido para no volver nunca más. Se me escapan un par de lágrimas, me caía bien. Aunque siempre recordé a Robin como una persona que no se rindió. Ha muerto, sí, pero ha muerto luchando con un gigante como Drew.
Angie se subió a lo alto de un árbol y desde allí le pudo lanzar uno de sus cuchillos a Drew, que se sacó del brazo y ahora está ensangrentado en el suelo. Desde allí arriba vio como Robin clavaba su espada en el muslo de Drew. A papá también le cortaron en la pierna en sus Juegos, así que si le pasa lo mismo que él no durará mucho. Cada vez que lo veo no puedo evitar poner cara de pena y dolor... pero él me responde con una de sus sonrisas divertidas, y me hace reír.
-Sigamos adelante. Tenemos que dejar que se lleven el cuerpo -dice Thomas, levantándose.
Coge la espada de Robin y se la engancha en el cinturón; no queremos una espada y así nos aseguraremos de que nadie la coja. Me enjuago una lágrima que se había escapado una vez más de mis ojos; no quiero parecer débil a los espectadores. Sobretodo a mis padres, aunque ellos ya me conocen lo suficiente y saben que soy muy sentimental. De todas maneras, agarro con fuerza el arco con la mano y cargo una flecha, por si se vuelve a presentar alguien.
Un cañonazo me sobresalta. No, no es uno. Los cuatro nos paramos a contarlos, hasta que cesan.
-He contado 12 -digo.
-Sí. Hoy han muerto 12 personas -concluye Thomas, antes de seguir avanzando.
Nadie lo ha dicho, pero que hayan muerto 12 personas el primer día es bastante... ¿aterrador? No, aterrador no es la palabra; pero casi, casi. Para mi gusto es demasiado, pero, por otro lado... se supone que tienen que morir de todas maneras si quiero volver con mi familia.
Llegamos a la Cornucopia. Allí no hay nadie, como cabría esperar. Está todo como lo recordaba, desde esta mañana. Bueno, han quitado los cadáveres, claro.
Nos acercamos y cogemos mantas, para ponerlas en el suelo y tumbarnos sobre ellas.
-Yo haré la primera guardia. Dormid un rato.
-Yo haré la segunda. Despiertame cuando te canses -le digo. Thomas asiente.
Me recuesto sobre una manta, al lado de Tyne, y me cubro con otra. A estas horas, el aire refresca un poco.
A mi mente vienen todo tipo de recuerdos, como la sonrisa traviesa de Caleb, sus ojos ámbar que tanto adoraba... y con estos pensamientos tan dulces, consigo dormirme.


-Eh, Dandelion... -Entreabro los ojos y veo a Thomas agachado a mi lado-. Es tu turno de montar guardia.
Me levanto perezosamente y me siento en la caja con suministros donde, se supone, debería haber estado Thomas.
Bostezo continuamente. Parezco cansada; o al menos, así me siento.
Cuando Thomas me ha despertado, serían acerca de medianoche. Ahora la luna está desapareciendo, poco a poco. ¿Cuánto llevo de guardia? No lo sé, pero tampoco me importa. Nadie ha dado señales de guerra por aquí, así que no merece la pena despertar a los demás. Contra más descansados, mejor luchan después.  Cojo una galleta dulce que había en mi mochila, de las cuales ya queda un poco más de la mitad del paquete, y la saboreo.
Los primeros rayos de sol del día empiezan a salir por el este. Angie poco a poco va desperezándose, hasta que mira el cielo y pone los ojos en blanco.
-Dandelion, se suponía que deberías habernos despertado a Tyne o a mí. No puedes hacer guardia toda la noche, estarás agotada -me dice, acercándose.
-No, no estoy cansada, de veras -miento.
Ella levanta una ceja y yo sonrío. Esta chica me cae genial, qué pena que vaya a morir...
-¡No! -dice en voz un poco más alta que antes-. Ni se te ocurra ponerte a llorar o...
Le doy un abrazo. ¿Por qué tengo que ser tan sentimental con todo el mundo? Es algo que me viene de papá, y lo maldigo por haberlo sacado de él y parecer una tonta en estos momentos.
-¿Qué pasa? -me pregunta Angie.
-Nada, ya que... Bueno, esto se acabará dentro de poco, así que...
-Cállate, no digas nada más. No pienses en el futuro ni en mí, si no en ti. O... en vosotros -dice, dándome una palmadita en el abdomen.
Yo le sonrío, y ella me la devuelve riendo. Tiene una risa muy contagiosa, así que las dos acabamos riendo, sin saber la razón, despertando a nuestros aliados y todo ser vivo que esté cerca nuestro, en un lugar donde las risas y las sonrisas no se ven ni se oyen muy a menudo.
-¿Qué os pasa, estáis locas o qué? -dice Tyne.
-Em... nada. -digo, intentando parar de reír-. ¡Lamentamos haberos despertado!
-Bah, da igual. Tenemos que ponernos en marcha, si queremos acabar con esto de una vez por todas -dice Thomas.
Las tres asentimos, y recogemos las mantas del suelo. Las dejamos donde estaban antes y nos adentramos, de nuevo, en el bosque.
-Chicos, creo que sería una tontería ir otra vez por el mismo camino que ayer -dice Tyne-. Ayer no encontramos a nadie, pienso que será mejor ir en la dirección opuesta.
-Sí, tiene razón -digo.
-Pues vayamos, entonces.


Al final no hemos encontrado a nadie tampoco. Han aprovechado para descansar a mediodía, y yo he ido a cazar algo. No podemos comernos sólo los suministros de la mochilas, así que me voy adentrando en el bosque, hasta que veo a dos ardillas en los árboles. Disparo a una. Obviamente no es un tiro de los limpios como los de mi madre, que siempre acierta en el ojo. Yo he dañado la piel y la carne, pero se tendrán que conformar con esto si quieren comer. La otra rápidamente corre por los árboles en busca de refugio, para no tener el mismo futuro que su amiga, o que todos los de esta arena.
No la localizo durante un rato, pero enseguida la vislumbro detrás de unas frondosas ramas. Tenso el arco y pienso "No te muevas, no te muevas...", porque no he visto más ardillas que estas, de momento. Disparo la flecha y le da en el cuello. "Bueno, voy mejorando con el tiempo." Regreso al sitio donde estaban descansando los demás y cuando ven las dos ardillas colgando de mis manos, sonríen de oreja a oreja y se apresuran a montar una fogata. No creo que nadie venga, los únicos que quedamos en la arena somos nosotros cuatro, Drew (que estará medio muerto en alguna parte), los dos del Distrito 6, la chica del Distrito 8, los dos del 4, el chico del 7 y la chica del 11. Recuerdo que la mayoría eran de 12 a 15 años, así que será bastante fácil acabar con ellos. La verdad es que esto se me está haciendo bastante corto, aunque lo prefiero así.
Cogemos cuatro ramas estables y colocamos los trocitos de ardilla encima del fuego. Cuando me lo llevo a la boca, se me hace agua. Hacia una semana que no las comía, desde que me fui de casa... En casa. ¿Qué estarán haciendo ahora? Probablemente comiendo, por la hora que es. No sé cómo lo estarán pasando. Papá horneará y pintará a lo loco, para desahogarse. Mamá se pasará casi todo el día en el bosque, a escondidas. Y Lain... bueno, él estará con los dos, para que no estén solos. Se animarán mutuamente, mis padres se quieren muchísimo, no soportarían ver mal al otro.
¿Y Caleb? ¿Pasará tiempo con mi familia? Creo que se moriría de vergüenza, después de todo. Imaginarme la escena hace que me atragante con el trocito de ardilla, al reírme. Los demás me miran con cara rara, pero yo los ignoro y sigo pensando en mi hogar.

Cuando acabamos, seguimos caminando, pero a mitad de la tarde, nos paramos en seco al oír un grito desgarrador.
-¿Qué será eso? -pregunta Angie.
-Más bien quién es. ¿Qué le estarán haciendo? -dice Thomas.
Antes de que yo abra la boca, suena un cañonazo. Nos miramos los unos a los otros. El grito procedía no muy lejos de aquí, así que sea quien sea, está cerca de nosotros. Nos quedamos quietos, esperando para atacar, y levanto el arco para disparar a quien se atreva a venir. Oímos como alguien corre. No, no es una sola persona, son más. Varios pares de pisadas vienen, cada vez más rápido, hacia nosotros. Los demás ya están preparados, Tyne con tres cuchillos en cada mano, Angie con la lanza que cogió de la Cornucopia, y Thomas con los dos látigos, dispuesto a atraparlos.
Los nervios empiezan a apoderarse otra vez de mí, y una patadita en el vientre me recuerda que no estoy sola. Las hojas de los arbustos se oyen, cada vez acercándose más, y en ese momento es en el que empezamos a correr, presos del pánico.

12 comentarios:

  1. Pero como puedes ser tan cruel y dejarlo así??? En mi opinión, probablemente me equivoque, son mutos para "animarlos" y que no se piensen que se vana a acabar rápido jaja me ha encantado enserio :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy así de naturaleza xD
      Pero tranquila, el capítulo 17 será... ¡especial!
      Sí, es eso Ana, no te has equivocado, jajaja :)
      Muchas gracias cielo <3

      Eliminar
  2. me encanta, me encanta, me encanta :)
    espero el siguiente un beso

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Que guaaaay!! Pero he caido en una cosa, verás:
    En clase de Lengua, todos mis compañeros hacen el mono, chillan, molestan a la profesora, y como ella no hace nada al respecto me da tiempo para pensar y reflexionar sobre lo que me dé la gana durante una hora entera. El caso es que estube pensando que iba ha pasar con Dandelion, multitud de hipótesis y teorias. Llegué a la conclusión de que, si Dandelion es la última superviviente, ¿que pasa con el bebé? Quiero decir, solo puede quedar uno, y echaron a Caleb por esa razón; si Dandelion vive, ¿no deverían matar al bebé, o sea, perderlo ya que él (o ella) es un tributo más? Y también: A Katniss no la echaron de la arena por estar embarazada y siguieron habiendo 24 tributos como de costumbre, ¿por qué Dandelion es un excepción?

    Habrás notado que mis cuestiones te hacen la vida imposible, ¿verdad? Jaja, en fin, espero que tengas respuestas para esto y que sigas escribiendo así de bien.
    Kisses!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sandra, te daba por muerta ya eh, llevas bastante tiempo desaparecida... :/
      ¡Joder! Sí, me hacen la vida imposible, jajaja ;) Verás, el capítulo 17 es desde el punto de vista de nuestro querido Caleb, y veréis todo lo que pasa.
      Os doy un avance: habrá momentos con Katniss y Peeta, momentos cuando lo sacaron de la arena (ahí es cuando lo entenderéis TODO, absolutamente TODO lo que estás preguntando) y alguna que otra cosilla más ^^
      Por eso no te voy a contestar, ¡y vas a esperar hasta el siguiente capítulo! Jajajaja xD

      P.D: ¡¡¡SUBE EL CAPÍTULO 5!!!
      P.D 2: Mi profesor de Lengua es igual, no soporto sus clases -.- ¡Me vuelven más mentalmente desorientada que los libros de LJDH!

      Muchas gracias <3
      Chauuu, un beso ^^

      Eliminar
  4. Empeciezan a correr.... Espera... No ha mas??????
    Pero a ver! Que narices pasa, suena un cañonazo echáis a correr!
    Bueno espero el siguiente pronto!
    http://macherieladyartiste.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, hasta el próximo no habrá más ;)
      No, no es una persona, ¡son mutos!
      Intentaré subirlo mañana, aunque no estoy muy segura de poder acabarlo...
      Un beso <3

      Eliminar
  5. Dandelion un capitulo perfecto ;)
    Yo creo que son mutos ö espero equivocarme :S
    El siguiente pronto que no quiero echarte de menos otro mes :3
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Clove! ^^
      Sí, son mutos, jajaja.
      Ooohhh, ¿me habéis echado de menos? ¡No lo sabía! Qué mona ^^
      También para ti :3

      Eliminar
  6. Me encantó tu capítulo!!! Ojalá y subas el 17 pronto!!! C-A-L-E-B C-A-L-E-B yo me entiendo o/
    Espero el siguiente con ansias :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Savannah! ^^ Sí, intentaré subirlo esta tarde :3
      Jajajajaja, pues sí, porque yo no te he entendido...

      Eliminar

Hola, lectores :) Os agradezco que comentéis en cada capítulo, porque vuestras palabras son las que me dan ánimos a seguir cada día escribiendo. Gracias a todos los que comentáis, ¡sois geniales! Besos de vuestra autora,
Noelia Mellark. ‹з