domingo, 11 de noviembre de 2012

Capítulo 8

Hola tributos! ^^ Aquí está, el esperado y ansiado capítulo 8. Espero que os guste mucho, como siempre, y no os olvidéis de comentar, que me hace muy feliz. Bueno, no me enrollo más, ¡disfrutad! :D
PD: El personaje de Robin se lo dedico a una amiga muy especial, que me ha dado ánimos para seguir adelante, igual que todos vosotros, y que la quiero muchísimo. Tú siempre serás mi babosa muerta favorita (L)


Se acabó el desfile de los tributos. Después de salir, nos hemos parado en una plaza donde una mujer, que se ha presentado como Rosaline, la nieta del presidente Snow, ha dado un discurso y nos ha explicado el por qué de la vuelta de los Juegos. Mientras tanto yo he ido mirando a los tributos de los otros distritos, y he visto a dos de 12 años y cuatro o cinco de 14 y 15. Los demás somos de 16, 17 y 18 años. Algunos, los más jóvenes,  eran delgaduchos y sin músculo, pero los más mayores parecían bien alimentados y fuertes. Ya veremos lo que saben hacer en las prácticas, mientas tanto mejor no juzgar a nadie.

Estamos subiendo en el ascensor del edificio del Centro de Entrenamiento, donde viviremos esta semana en el Capitolio hasta que nos lancen a la arena.
-Bien, aquí es –dice Ladiane Claude-. ¿No es impresionante?
Es enorme, un salón con una mesa y seis sillas alrededor, y más alejado, junto al gran ventanal que da a la ciudad, un sofá con una tele en la pared. La seguimos por un pasillo muy ancho, donde están nuestras habitaciones. Una es de ella y las otras dos de Caleb y mía.
-En quince minutos cenamos, ¿de acuerdo? –dice antes de marcharse.
Entro en mi habitación y me tumbo en la mullida cama. Después entro al cuarto de baño y me lavo el maquillaje de la cara, me quito el traje blanco y me pongo una camisa y unos pantalones sencillos para ir a cenar.
Cenamos un sinfín de cosas,  aunque no acabo tan llena como en el tren. Estoy tan cansada después del desfile, que lo único que quiero es descansar. Cojo a Caleb de la mano y le miro a esos ojos color ámbar que tanto me gustan.
-¿Qué pasa? -me dice, haciéndome volver a la realidad. Se ríe y yo esbozo una sonrisa.
-Nada, estaba pensando. ¿Duermes conmigo? ¿O me vas a dejar sola esta noche?
-Nunca te dejaré sola. Nunca –dice, y se acerca para besarme.
Abro la puerta y entramos en mi dormitorio. Nos tumbamos en la cama y me rodea con sus brazos. Me da un beso de buenas noches en la frente, y a los cinco minutos ya está dormido. Me paso un rato mirando al techo, abrazada a Caleb. Después, sin saber la razón, me quedo dormida.
Tengo una pesadilla, en la que papá, mamá y Lain estaban huyendo de algo, de alguien. Creo que era de mí, me convertía en un monstruo que ha creado el Capitolio para matar, y cuando me despierto, entiendo las palabras que papá le dijo a mamá en sus primeros Juegos: “Desearía encontrar una forma de… de demostrarle al Capitolio que nos les pertenezco, que soy algo más que una pieza de sus Juegos.” Al principio no entendí la razón que papá encontró para decirlo, pero ahora lo entiendo todo… y me gustaría hacer lo mismo, pero mi problema es que no sé cómo. ¿Cómo hacerle pagar otra vez al Capitolio por la muerte de los niños que morirán dentro de poco?
Cuando veo que lo primeros rayos de sol aparecen en el cielo gris del Capitolio, me levanto de la cama y me siento en el alféizar del gran ventanal. Contemplo la salida del sol toda la mañana, es una de las cosas que más me gustan, y también las puestas de sol.
-Buenos días –me dice Caleb, abrazándome por detrás. Pego un bote, me ha sorprendido.
-Buenos días –le respondo, girándome hacia él.
Le doy un beso en los labios. Justo en ese momento, alguien llama a la puerta.
-¿Dandelion? Soy yo, Weddell, tu estilista.
-Sí, pasa.
Entra y le dice a Caleb que su estilista le está esperando en su cuarto, así que se va. Deja mi traje para el entrenamiento encima de la cama y me lo pongo. Es un pantalón elástico negro y una camiseta negra con rayas rojas en las mangas. Me lo pongo y voy al salón para desayunar. Mientras, Ladiane nos dice que hoy es el primer día para entrenar, donde todos los tributos se reunirán en el gimnasio. Estoy ansiosa por ver a los demás tributos mejor, ayer estaban todos cubiertos por capas de maquillaje y trajes espantosos. Me como dos panecillos y una magdalena, con un vaso de leche. Cuando acabamos, Ladiane nos acompaña hasta el ascensor y pulsa el botón. Mientras bajamos, le cojo de la mano a Caleb; también estoy algo asustada. Él se la lleva a los labios y me la besa. Se abren las puertas y me aprieta la mano con fuerza.  Hay bastantes tributos en el centro del gimnasio, formando un círculo, y cuando llegan todos los demás, una mujer alta llamada Atala empieza a hablar sobre los distintos puestos que hay en el gimnasio. Acaba y nos pide que vayamos donde más nos apetezca, así que le pregunto a Caleb:
-¿Por dónde quieres que empecemos?
-No sé, ¿disparamos un poco?
-De acuerdo.
Vamos al puesto de tiro con arco, donde el entrenador, un chico joven llamado Tax, nos dice que empecemos disparando a unos muñecos fijos. Están bastante lejos, para mi gusto, aunque después resulta que le doy justo en el corazón sin problemas.
-¿Es la primera vez que disparas? –me pregunta Tax.
-No, mi madre me enseñó.
-Ah, claro, tu madre es Katniss Everdeen.
-Sí –contesto, con superioridad.
A Caleb aun le falta algo de práctica, porque falla dos tiros, aunque no lo hace nada mal. Después nos vamos al puesto de nudos y el entrenador nos enseña una trampa que deja a una persona colgada de un árbol por una pierna. Cuando lo dominamos perfectamente, y aprendemos algunas trampas más, seguimos con otros puestos.
En el de combate cuerpo a cuerpo me toca luchar con una chica de mi misma edad. Aunque es una rival difícil, consigo tumbarla y gano el combate. Cuando nos levantamos, me dice:
-Soy Tyne Mitted, del Distrito 6,¿y tú?
-Encantada, yo Dandelion Mellark, del 12.
Nos damos la mano y empezamos a hablar sobre nuestros distritos, nuestras familias y lo que sabemos hacer. Me parece una chica simpática, y corre muy rápido y lanza cuchillos estupendamente. Creo que la quiero como aliada, aunque la verdad preferiría estar sola con Caleb, porque no quiero tener que matar a alguien que me cae bien. Me presenta al chico de su distrito, Robin Sight; es bueno tirando lanzas y haciendo trampas mejor que nosotros. Yo llamo a Caleb, que estaba lanzando hachas, donde sobresale por encima de los demás. A la hora de la comida nos sentamos los cuatro juntos.
-¿Tenéis aliados? –pregunta Robin. Creo que él se presentó voluntario en su distrito.
-No, todavía no –responde Caleb.
-¿Qué os parecería que formásemos un equipo?
-Bien. Este año los tributos de los distritos 1, 2 y 4 no se les puede llamar profesionales como todas las anteriores ediciones, son unos críos.
-Sí, nuestro plan era correr hacia la Cornucopia y hacernos con todas las armas posibles, e ir matando a los tributos que se acerquen hasta ella, para quedarnos con todo el botín.
Asimilo lo que acaba de decir. Mi plan no era matar a nadie, no creo salir con vida de la arena, porque una vida sin Caleb, para mí no es vida. Sé que intentará protegerme por todos los medios que pueda, y ya está aceptando su muerte, para que yo pueda volver a casa con mi familia. Pensar en mi padre, mi madre y Lain me hace darme cuenta de la realidad. Esto no es un juego, Robin, Tyne y algunos tributos de aquí no están aquí para pasar el rato, si no que han venido a matar y llevar a su distrito fama y riqueza. Así que yo no me voy a rendir, yo voy a luchar.  Voy a luchar para volver a casa y hacerles pagar por la muerte de Caleb.

10 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias, gracias :D
      PD: Ya casi tengo acabado el dibujo, el jueves por la mañana te lo mando!

      Eliminar
  2. me encanta es precioso y se parece mucho a la historia de sus padres :) por cierto, yo ya tengo el capitulo 1 ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Sí, bueno, no quiero hacerlo exactamente igual, porque sería un rollo, pero algo parecido sí :)
      Okey,voy a leerlo!

      Eliminar
  3. Buen capítulo, me encanta la última frase, es genial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Paula! Voy a subir el capítulo 9 esta tarde :D

      Eliminar
  4. Me encanta la ultima frase :) muy bonito esto se parece a la historia de Katniss y Peeta lo que me gusta mucho ;)

    ResponderEliminar
  5. Se que es medio tarde pero estoy leyendo tus capitulos y estan buenos. Disculpa que pregunte pero me quede con una duda ¿la abuela de Caleb tiene algo que ver con Johanna?
    Muy buenos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Más vale tarde que nunca!

      Muchas gracias.

      Sí, tiene algo que ver. Creo que lo dije en otro capítulo.

      ¡Saludos!

      Eliminar

Hola, lectores :) Os agradezco que comentéis en cada capítulo, porque vuestras palabras son las que me dan ánimos a seguir cada día escribiendo. Gracias a todos los que comentáis, ¡sois geniales! Besos de vuestra autora,
Noelia Mellark. ‹з